Plano de Castrillo de la Vega

Castrillo de la Vega

La Cuesta de las Bodegas, un cerro que asoma rodeado por el casco urbano, alberga el barrio de bodegas de la localidad. Se trata de un enclave que conserva su carácter tradicional y un alto valor paisajístico. Es posible apreciar decenas de fachadas de bodegas con sus elementos originales, como la puerta de madera (en 88 ocasiones), el poyo o banco de piedra (hasta 90), o sus cubiertas vegetales.

En total se han catalogado 166 bodegas subterráneas y 37 lagares de viga. Algunas bodegas cuentan con una pequeña estancia junto al acceso, conocida en Castrillo con el vocablo local “lazareto”. El cañón o escalera de bajada, protegido por su “abocino”, tiene un desnivel medio de 6 metros y 25 escalones. Si pusiéramos todas las escaleras juntas, saldría una escalinata de más de 4000 escalones y 1 kilómetro de desnivel.

Las naves subterráneas se distribuyen en varios niveles, formando un intrincado laberinto de casi tres kilómetros de longitud. Si bien se han catalogado 50 zarceras, con una profundidad media de 9 metros, la estrategia más seguida de ventilación es la comunicación entre distintas bodegas.

Es fácil encontrar en estos espacios bajo tierra castrillenses las herramientas y enseres con las que se desarrolló la actividad vinatera. Como muestra, las cubas de madera que en su día almacenaron el caldo se han constatado hasta en 61 bodegas.

 

Impacto en medios